Hola y bienvenido/a al blog llamado “Como Curar Intestino Inflamado”,  si te encuentras aquí es porque sufres de lo que se llama colon irritable  o intestino inflamado.  Muchas personas lo padecen durante años y no se molestan en averiguar por qué se produce, cuáles son sus síntomas y como tratarlo correctamente.

En este blog que he creado no solo voy a responder todas estas preguntas, sino también te revelare la guía en pdf que hizo que pueda curar el colon irritable sin fármacos ni cosas raras, todo de forma natural y segura.

Así como mucha gente, sufrí mucho tiempo la incomodidad de este problema pero déjame decirte que tiene solución y no es doloroso ni nada. Para empezar te pediré que leas completo este articulo porque allí te daré información muy importante para que sepas si tienes “colon irritable” o no y cuáles son los pasos a seguir para eliminar este problema.

A continuación hablaremos de:

  • Síntomas
  • Causas
  • Tratamientos
  • Remedios caseros
  • Dietas
  • Alimentos Correctos
  • Alimentos que debes evitar y mucho más…

¿Qué es el intestino inflamado?

Este trastorno intestinal que tantos malestares produce es una disfunción que afecta más a las mujeres que a los hombres, y especialmente a las menores de 45 años. El colon inflamado es una enfermedad cuyos síntomas pueden llegar a confundirse con los de una gastroenteritis.

Cuando el colon se inflama aparecen malestares gastrointestinales muy parecidos a los de una indigestión o una colitis habitual.  Sin embargo, una de las diferencias radica en que junto con la colitis aparecen otros síntomas como dolor agudo, calambres y en algunos casos sangre en las deposiciones.

El colon irritable se denomina también colon espástico, colitis espástica, colitis mucosa y en forma genérica Síndrome del Intestino Irritable (SII). Un síndrome es un conjunto de síntomas.  En este caso la localización de los mismos se presenta en el último tramo del intestino, llamado intestino grueso, justo antes del recto.

¿Como Curar el Intestino Irritable? – Sintomas 

Por lo general aparecen en primer lugar la hinchazón abdominal, que es dolorosa, y  seguidamente distensión muscular, esto es, la sensación de sentirse demasiado lleno. Hay también abundantes gases en toda la zona abdominal y estos son los que causan parte de la inflamación y los espasmos.

Con respecto a los movimientos intestinales, son los que peores consecuencias sufren.  El ritmo de las deposiciones se altera de tal manera que se alternan períodos de diarrea y estreñimiento que además de molestos y desagradables, se hacen muy difíciles de controlar.

Hay que observar el aspecto de las heces para saber si hay pérdida de sangre; muchas veces el colon inflamado produce la rotura de pequeños vasos y es importante detectarlo a tiempo.  En otros casos el esfuerzo puede causar lesiones de la musculatura perianal que son también muy dolorosas. Ocasionalmente se pueden presentar calambres, fiebre, náuseas o vómitos.

¿Existen causas claras del colon irritable?

No están claras las causas de la inflamación del colon.  En algunos casos podría deberse a una alimentación deficiente, exceso de grasas y azúcares y falta de fibras, otras veces se asocia a problemas nerviosos, manifestaciones de un estado de estrés o insuficiencia de serotonina.

Lo cierto es que el comportamiento del sistema digestivo se altera, el funcionamiento de los intestinos se descontrola y esto causa malestares de todo tipo, tanto físicos como estados de angustia debidos a la imposibilidad de eliminar los síntomas.

Es necesaria una revisión médica exhaustiva antes de indicar un tratamiento.  Se debe tener en cuenta el tiempo que lleva desarrollándose este cuadro, si es reiterativo, etc. Algunas veces es necesario realizarse pruebas clínicas para poder ver mejor cómo están funcionando los intestinos e indicarnos el tratamiento o las medicinas más adecuadas.

El colon inflamado es una enfermedad crónica que debe ser revisada periódicamente por un médico especialista y en la que el paciente puede colaborar manteniendo hábitos de alimentación saludables. Las enfermedades del colon más conocidas son:

Diverticulitis

Es la inflamación de pequeñas bolsas llamadas divertículos que se encuentran dentro del colon. Se la llama también “Enfermedad diverticular”.

Pólipos

Son bultos que crecen y se desarrollan en los tejidos de las paredes del intestino grueso. Los hay de varios tipos, algunos de ellos benignos y otros cancerosos y siempre deben ser extirpados.

Colitis

Las hay de distinto tipo y causan inflamación intestinal, diarreas y hemorragias.  Para diagnosticarlas es necesario realizar una biopsia o colonoscopia.  Hay distintos tipos de colitis: isquémica, ulcerosa, por radiación después de un tratamiento oncológico, infecciosa y también la enfermedad de Crohn.

Características principales de la enfermedad del colon

Una vez descartadas las dolencias que mencionamos, hay que centrarse en el Síndrome de Intestino Irritable, que es la enfermedad del colon propiamente dicha, llamada también “colon irritable”.

  • El colon irritable es un trastorno en el funcionamiento de los intestinos que puede afectarnos a cualquier edad.
  • Causa desagradables molestias afectando a la calidad de vida con alternancia de estados de diarrea y estreñimiento.
  • Estos provocan contracturas dolorosas tanto en los intestinos como en los demás órganos del aparato digestivo.

Causas y tratamiento

Las causas no son del todo conocidas y se sabe que el factor emocional puede influir mucho en su aparición aunque también puede producirse por infecciones o como consecuencia de una alimentación rica en grasas y pobre en fibras. Sus síntomas más habituales son dolor y distensión abdominal, diarrea y estreñimiento alternados, hinchazón, gases, náuseas, cefaleas o vómitos.

Para tratarla se recomienda realizar una dieta con alimentos que eviten la sintomatología, suprimiendo los que la causan.  La diarrea y el estreñimiento, si son muy severos, pueden normalizarse mediante la administración de laxantes o antidiarreicos, según el caso.

Si los síntomas persisten es necesario realizar una colonoscopia y de no encontrarse causas orgánicas se puede plantear una terapia psicológica y técnicas de relajación para aliviar el estrés. La enfermedad del colon puede tratarse con remedios naturales al mismo tiempo que con fármacos.

¿Cómo se diagnostica?

Para un diagnóstico certero el médico debe realizar una exploración mediante del tacto de la zona abdominal. Además, es importante que efectúe un interrogatorio que permita vislumbrar el estado emocional de la persona afectada y una batería de análisis clínicos de orina y materia fecal.

Estas pruebas corroborarán la presencia ya sea de restos de sangre si hubiera hemorragia en las paredes intestinales o en los tejidos, como también la existencia de microorganismos que pudieran estar causando infecciones.

Una vez realizados estos estudios, se puede concluir si se trata de un episodio aislado de gastroenteritis o si es alguna forma de colitis crónica.

¿Cómo se cura?

Los tratamientos para mejorar el funcionamiento de los intestinos y lograr la desinflamación del colon pueden ser naturales, farmacológicos o una combinación de ambos.

Junto con el tratamiento, una adecuada educación nutricional será la mejor herramienta para superar esta enfermedad y mantener la higiene del colon.

La salud del aparato digestivo se relaciona además con el sistema inmunológico y con el resto de los órganos que componen nuestro cuerpo.  La salud es una sola y cuando algún aspecto no funciona repercute en la totalidad.

Tratamientos naturales

  • Consumir productos ricos en fibras como frutas frescas, cereales y harinas integrales.
  • Consumir alimentos probióticos y prebióticos para sanear la flora intestinal como yogures o batidos con lactobacilos.
  • Beber agua para evitar la deshidratación.
  • Mantener una adecuada higiene del colon.  Esto se logra con una alimentación adecuada que ayude a reducir la placa mucoidea y también con hábitos que mejoren la funcionalidad en la rutina de las deposiciones.
  •  Beber  infusiones a base de plantas medicinales para tratar el dolor, las diarreas, el estreñimiento y combatir el estrés.
  • Practicar terapias alternativas como yoga o meditación y también ejercicio físico regular.

Tratamientos farmacológicos

Algunas veces es necesario el uso de antidiarreicos específicos, antiespasmódicos o sedantes. La psicoterapia es de gran ayuda para aquellas personas en las que este trastorno tiene causas nerviosas.

Es mejor que los tratamientos para curar el colon irritable sean los menos agresivo posible y que la medicación no se utilice durante períodos demasiado prolongados.

Relación entre la histamina y el colon irritable

Se ha descubierto que la histamina, una sustancia que producen nuestras células, algunas veces no funciona adecuadamente a nivel gastrointestinal y esto podría dar lugar a la aparición de un cuadro de colon irritable.

De confirmarse esta teoría, habría una cura posible basada en la aplicación de una dieta terapéutica que dejara fuera los alimentos causantes de esa “histaminosis”.

Hasta que esta teoría se confirme, es posible una mejora sustancial del estado de los pacientes aplicando tratamientos que incluyan dieta alimentaria, ejercicio suave y control del estrés.

¿Qué es una dieta terapéutica?

La dieta que se propone como posible cura para el colon  irritable se basa en la ingesta de alimentos bajos en histamina. La histamina debe metabolizarse y eliminarse por la orina. La enzima encargada de metabolizarla se encuentra en la mucosa intestinal y recibe el nombre de Di Amino Oxidasa (DAO).

Cuando la DAO es insuficiente o funciona mal, la histamina se acumula causando el Síndrome del Intestino Irritable. Además de consumir alimentos bajos en histamina, se pueden administrar complementos enzimáticos de DAO para compensar el déficit.

Alimentos que contienen histamina

La histamina está presente en casi todos los alimentos y por eso es difícil confeccionar una lista; sin embargo, se aconseja reducir el consumo de algunos alimentos como la clara de huevo, los frutos secos, el chocolate y el tomate en conserva.

También es preferible evitar todo tipo de alimentos precocinados, pastelería industrial, vegetales fermentados y especialmente las bebidas alcohólicas, ya que además de contener niveles altos de histamina, actúan como inhibidores de la DAO.

Alimentos bajos en histamina

Los alimentos más apropiados que componen una dieta terapéutica son el arroz, las papas, vegetales frescos, carne magra, pescado fresco, legumbres y frutas, excluyendo los cítricos.

Tratamientos tradicionales

Mientras se espera la cura definitiva, existen tratamientos muy efectivos que pueden brindar un control casi definitivo de esta enfermedad. Para ello es necesario que seamos muy disciplinados y no nos apartemos de la dieta, a la vez que hacemos ejercicio físico de manera regular.

Pero sin sobreexigencias e intentamos reducir o eliminar el estrés, que tantas veces es el responsable de lo que nos ocurre físicamente. La cura del colon irritable puede requerir el uso de medicamentos si el médico lo considera necesario.

¿Qué es bueno para el intestino inflamado?

Alimentos, ejercicios, hábitos.  Lo que es bueno para el intestino inflamado y lo que debemos evitar. Las molestias intestinales pueden aliviarse conociendo como funciona el sistema digestivo y qué es lo correcto y lo incorrecto cuando deseamos encontrar una solución.

Para mejorar nuestra salud intestinal tenemos que tener en cuenta la alimentación pero también otros hábitos que muchas veces, por desconocimiento, realizamos de forma incorrecta acentuando la inflamación en lugar de disminuirla.

 ¿Qué es lo más saludable en materia de alimentación?

Si tenemos el intestino inflamado, lo más probable es que esa inflamación afecte a otros órganos del aparato digestivo como estómago o hígado.  Lo más sano en estos casos es hacer algunas horas de ayuno para no forzar su funcionamiento.

Muchas veces el descanso por sí mismo brinda la recuperación y permite la desinflamación. Si la sensación de hambre es difícil de sobrellevar, o está acentuada por la distensión abdominal, podemos comer una manzana o beber una infusión de manzanilla.

Hay que observar si la inflamación se relaciona con estreñimiento o con diarrea.  En el primer caso es bueno beber mucha agua y comer fibras, sobre todo de vegetales crudos y frutas. Si hay diarreas es mejor no comer hasta que estén controladas.

Reponer los líquidos y minerales mediante suero oral y agua (el suero oral se vende en las farmacias o se puede preparar diluyendo en un litro de agua una cucharada de bicarbonato de sodio, una cucharada de azúcar y un limón exprimido). Una vez que estén controladas las diarreas se puede comenzar la alimentación con arroz blanco y manzana o banana.

 ¿Es bueno o malo hacer ejercicio?

Depende del caso.  El ejercicio estimula los movimientos intestinales.  Si la inflamación, además, viene acompañada de estreñimiento, caminar es un ejercicio que ayudará mucho.  En cambio, si hay diarreas, es mejor hacer reposo hasta que desaparezcan.

¿Qué más debemos hacer para terminar de desinflamar el intestino?

Intentar mantener el colon limpio, evacuar los intestinos a diario y preferiblemente por la mañana, son otras “sanas costumbres” para evitar la inflamación.

Lo que es mejor evitar

Dentro de lo que son los hábitos alimentarios, intentar comer con mesura, evitar atracones, “picoteo” o largos períodos sin comer; lo ideal los cinco comidas repartidas a lo largo del día.

Reducir el consumo de dulces, frituras, pastelería industrial, grasas y chocolates puesto que todos estos alimentos entorpecen el trabajo de los intestinos cuando se consumen en exceso. No excederse en el consumo de bebidas alcohólicas o café ya que también son irritativas de la mucosa intestinal.

Una dieta sana que sea rica en fibras y alimentos naturales es lo ideal.Por último, recuerda que lo que es bueno para el intestino inflamado, también lo es para la salud general.

Hábitos saludables para controlar el colon irritable

La enfermedad del colon a veces es crónica y eso obliga a reformular los hábitos de vida.  Es necesario adaptarse y saber que tenemos que convivir con esta situación mientras no aparezca una cura definitiva.

En otros casos se trata de un problema ocasional que se soluciona en pocos días; la mayoría de las veces, lo que es bueno para resolver un episodio aislado también ayuda a los enfermos crónicos.

Para ayudar a nuestros intestinos lo primero que tenemos que hacer es eliminar los alimentos que inflaman el colon: azúcar, gluten, gaseosas, productos lácteos con lactosa, café, bebidas alcohólicas, picantes, etc. Una vez hayamos hecho esto, ya nuestro tracto intestinal quedará más relajado y en mejores condiciones para hacer su trabajo.

Recordemos que en el tubo digestivo se producen unos movimientos llamados “peristálticos”, que hacen que los alimentos se desplacen y se vayan absorbiendo.  Eliminar las sustancias irritantes favorecerá la normalización de estos movimientos.

Evitar comidas chatarras

En segundo lugar, es importante reducir la cantidad de grasas, fritos y salsas.  Sus nutrientes se absorben en el intestino y dejan residuos que se pegan a las paredes mucosas de los mismos, ensanchándolas.  Esto hace que se dificulte el paso del bolo alimenticio y se produzca estreñimiento o dificultad para evacuar.

Consumir alimentos ricos en fibras y depuradores como frutas, vegetales crudos, legumbres y cereales. También yogures y lácteos que protejan la flora intestinal gracias al aporte de elementos probióticos.

El agua que bebemos ayuda a mejorar la frecuencia de las deposiciones y purifica el tracto digestivo.  Sin duda, es la bebida recomendada por excelencia.

La actividad física tiene grandes beneficios: ayuda a la digestión, favorece el movimiento de los intestinos, evita el estreñimiento y relaja el sistema nervioso.  Las personas que sufren de colitis nerviosa necesitan, además de una dieta, practicar ejercicio regularmente para combatir el estrés y la tensión.

Acompañar las comidas con infusiones digestivas o relajantes a base de hierbas medicinales como la manzanilla, valeriana o menta es proporcionarse también un momento de relax que el cuerpo y la mente agradecerán.

Las personas afectadas de colon irritable pueden mejorar mucho su calidad de vida poniendo en práctica estos hábitos de alimentación y ejercicio.

Articulos Relacionados